fbpx

¿Amas demasiado? Cuando la Codependencia es el modo de relacionarnos. (Parte 2)

Cuando la Codependencia es el modo de relacionarnos. 

(Parte 2)

En el artículo anterior reseñaba ‘algunos aspectos relevantes’ al tema que aquí nos toca, sin embargo, al final les mencionaba que, derivado de la insatisfacción que se iba generando en mí por los descubrimientos que iba haciendo de mí mismo y cayendo en cuenta que el término codependencia estaba más ligado a mi de lo que en un principio creía, me aventuré a responder un cuestionario que encontré en internet acerca de esto: “Autoevaluación para saber si eres codependiente”. Craso error al pensar que esto me beneficiaría, primero por permitirme a mí mismo etiquetarme por lo que un solo cuestionario me arrojaba en cuanto a resultados (lo que, per se, ya es riesgoso) y segundo, por creer que la sola identificación de una problemática me sería definitivo.

            Al ir metiéndome en el tema, voy descubriendo aspectos relevantes al respecto de la dependencia que pude ir generando en mis relaciones, como, por ejemplo, el tipo de Apego que aprendí y generé desde mis primeros años de vida-derivados de la Teoría del Apego de John Bowlby- y que, determinan, en mucho, la forma de relacionarnos en la adultez, al punto de llegar a generar relaciones sanas o tóxicas, no sólo en lo que respecta a la cuestión de pareja, sino a cualesquiera de las relaciones que entablemos.

            Y es justo en este punto donde quiero enfatizar lo que implica aprender a establecer relaciones saludables en general, puesto que, si para una persona que no desarrolla un trastorno adictivo, relacionarse llega a ser, en varias de las ocasiones, complejo y hasta difícil, este tema de las relaciones cobra tremenda relevancia si además está presente un Trastorno Adictivo, ya que las interacciones de una persona con trastorno por adicción o consumo se ven afectadas por pautas de interacción que tienden a favorecer su consumo, propiciando culpa en los demás, límites nada claros, aceptación de conductas violentas,   así como el hecho de que no permite se le cuestione ni se intervenga en su forma de consumir, llegando a esgrimir justamente el argumento del amor como una forma de controlar a los demás.

            Y es que, el amor, termina siendo la mejor forma de manipular a quienes lo aman, ya que, da por hecho (y así lo hace sentir) todos deben “tolerar-lo” ya que lo aman, mientras que, la pareja, los padres, los hijos no encuentran la manera de ponerle un alto a esta conducta lesiva (hacia él y hacia los demás) que termina siendo la adicción. Es por estoque, justamente el título del presente escrito cuestiona al lector: ¿Amas demasiado? Porque si es así, entonces, la persona automáticamente se responde así misma que no debe dejar ni abandonar a su familiar/pareja que es consumidora de alguna sustancia o muestra alguna conducta adictiva (Ludopatía, Anorexia, Bulimia, etc.), aún a pesar de las circunstancias violentas o carentes de cariño que se generen alrededor del consumo de su familiar.

            La respuesta es NO. No tienes porqué soportar o tolerar el daño por la adicción de alguien más. Mi recomendación, acude con un especialista para que, entre otras cosas, puedas desarrollar la habilidad de poner límites de manera sana para detener o coadyuvar en frenar la forma poco sana de relacionarse y el ambiente derivado de esto. Si realmente hay amor en la relación que sostienes con quien padece un trastorno adictivo, lo más sano que puedes hacer es apoyar a que rompa con sus conductas adictivas, lo que no implica que esto sea tu responsabilidad, porque,ante todo, será necesario que la misma persona se responsabilice de su problemática adictiva… y no, no desde hacerse víctima, sino desde la capacidad que cualquier persona tiene y puede desarrollar para responsabilizarse de sí mismo y generar autorrealización y autotrascendencia.

            Y es que, tampoco se trata de una mágica iluminación que pueda hacer que tú pongas límites o que tu familiar deje de consumir. Se trata de desarrollar habilidades, que, entre otras cosas, les permitan generar nuevas formas de relacionarse, sin la manipulación ni el control del otro, sin la necesidad de hacerse la víctima ni de buscar generar sentimientos de culpa al otro, lo que por supuesto, implica un gran trabajo,porque se trata de dejar de hacer aquello que estamos tan acostumbrados a hacer,pero que nos lastima.

            En Abedul Life Center tenemos la plena convicción de que cada persona es perfectamente capaz de hacerse cargo de sí mismo, es decir, de responder de manera responsable ante el mundo, por lo que buscamos apoyar en la generación de consciencia de cambio, de gestionar nuevas pautas de relación, de establecerse un nuevo plan de vida, libre de adicciones.

Entre otras cosas, te podemos asesorar y apoyar en este proceso de intervención con la persona que más quieres y que justamente está atravesando por una problemática así. Esta sería una forma amorosa pero firme de ayudar a quien tanto amas. Si deseas más información, contáctanos.

Marco Augusto FuentesHernándezPsicólogo/ Máster enPsicoterapia Guestalt/ Especialista en Adicciones

Coordinador Clínico en Abedul Life Center

Referencias
Bibliográficas:

BOWLBY, J. “La
separación afectiva”. Edic. Paidós. Barcelona, España: 1985.

FRANKL, V. “El hombre
en busca de sentido” Edit. Herder. España: 2015.

MASLOW, A.
“Motivación y personalidad”. Edic. Diaz de Santos. Madrid, España: 1991.

SHUB, N. “Ser… en el momento”.Edit. CEIG. Xalapa, México: 2009.